Skip links

Resiliencia desde la neurociencia afiliativa

La afrontación diaria en problemáticas forma parte del crecimiento y evolución de las personas a lo largo de su vida, si bien es conocido como parte de la madurez los estudios muestran que se refleja con frecuencia en personas que poseen tendencias y actitudes positivas.

Resiliencia desde la neurociencia afiliativaAnte el lenguaje técnico la resiliencia se presenta en la regulación del estrés o miedo sin ocasionar traumas o desgaste mental, se identifica como una fuerza que ralentiza el deterioro físico y mental.

A pesar de los innumerables estudios realizados en los últimos años no hay una conexión exacta de la resiliencia y su constructo u origen.

El estudio de marcadores biológicos desde edades tempranas en los individuos ha permitido conocer conductuales sociales, pero no es 100% seguro que estas variables marquen el origen de la misma.

Modelo Afiliativo

Los estudios desarrollados por la neurobiología de la afiliación ofrecen una alternativa al desarrollo de la resiliencia desde el cuidado y la conducta adquirida en los años de vida.

Se ha estudiado el modelo de la neurobiología en la resiliencia mediante una estructura con 3 bases centrales entre las que destacan: el sistema de oxitocina, el cerebro afiliativo y la sincronía bioconductual.

Resiliencia desde la neurociencia afiliativa

El sistema de oxitocina

Por años el papel de la oxitocina ha sido respaldar la regulación de las funciones básicas de la vida, como la conservación del agua, la termorregulación y el equilibrio energético.

Abriendo camino en la participación de los estados de resiliencia mediante la adaptación de nuestro organismo; a través de este estudio se muestra como la oxitocina aorta un papel clave en la plasticidad neuronal, la inmunidad y sociabilidad del ser.

 

El cerebro afiliativo

Desde el cerebro afiliativo se estudian las conexiones que forman los humanos mediante las relaciones estrechas, visualizando las estructuras interconectadas y sus respuestas.

 

Sincronía bioconductual

La sincronía bioconductual es el mecanismo central que sostiene la socialidad y la afiliación humanas. Se define como “la coordinación de señales biológicas y de comportamiento entre los interlocutores sociales durante los momentos de contacto social”, y describe el mecanismo por el cual el cerebro maduro de los padres regula externamente el cerebro inmaduro del bebé y lo sintoniza con la vida social .

 

Resiliencia desde la neurociencia afiliativaEsta sincronía asocia directamente la biología de la persona con lo social y mental dependiendo de los recuerdos y encuentros interpersonales situados en momentos de soledad o estados de ánimo.

En resumen, basándose en modelos filosóficos y neurocientíficos del siglo XX que formularon un enfoque concreto y basado en el comportamiento de la cognición y la acción y desdibujaron la distinción entre cerebro y mente, nuestro modelo apunta a dirigir la atención a los sistemas que sostienen nuestra capacidad para formar vínculos afiliativos, entrar en grupos sociales y utilizar las relaciones para manejar el estrés, como características centrales de la capacidad humana para resistir, incluso prosperar, frente al trauma.

Fuente:

Qué es la resiliencia: un enfoque de neurociencia afiliativa

Ruth Feldman

 

error: ¡El contenido está protegido!