Skip links

Abogados y jueces son libres de sesgos al juzgar las acciones penales

Las personas que ejercen la justicia deben ser de gran ecuanimidad, libres de emociones que nublen su juicio.

Abogados y jueces son libres de sesgos al juzgar las acciones penales

¿Pero es esto efectivamente así?

¿Están libres los jueces y abogados de distorsiones cognitivas?

¿Les afecta la información que reciben sobre la intencionalidad de la persona juzgada y las palabras utilizadas en el relato del evento en el momento de juzgarlo moralmente?

Un estudio publicado en la revista Humanities and social sciences communications, por un equipo colombo-argentino, investigo como variaba la evolución moral, la asignación de castigos y la estimación de daño producida por acciones a terceros en:

45 jueces y 60 abogados penales, y 64 personas control (no poseían ningún conocimiento experto) de acuerdo a la intencionalidad, tipo de lenguaje utilizado en el relato de los hechos y actividad fisiológica.

A cada uno se le presentaron 24 escenarios (12 actos intencionales y 12 accidentales) de cada uno se les presentaba una versión en leguaje neutro y otra con expresiones grotescas o exacerbadas.

Abogados y jueces son libres de sesgos al juzgar las acciones penales
La neurociencia cognitiva y la psicología han demostrado que jueces y abogados están sujetos a sesgos, ejemplo: Cuando están cansados o con hambre endurecen las sentencias.

Pero este estudio se basa en las reacciones automáticas presentes en la población en general, por esto se presentaron situaciones en la que una persona hace daño a otra queriendo y sin querer, y se expresaron una con lenguaje despojado y otra con gran carga emotiva.

Se midieron diferentes parámetros de actividad física de los participantes, como la respuesta vagal (nervio que liga las viseras y actúa frente a estímulos emocionales) derivada del ritmo cardiaco.

Abogados y jueces son libres de sesgos al juzgar las acciones penales
“Los resultados arrojaron que en comparación con los participantes control las decisiones de los jueces y abogados se vieron menos afectadas por la manipulación del lenguaje y la activación fisiológica, a su vez presentaron evaluaciones más acertadas del estado mental del transgresor y fueron más justos al castigar las acciones por daño accidental”.

“Sin embargo no fueron inmunes al efecto de magnificación de daño: al igual que los controles sobreestimaron el daño causado intencionalmente” explica Agustin Ibañez, Director del Centro de Neurociencias Cognitivas de la Universidad de San Andres e investigador de la Universidad Adolfo Ibañez.

La buena noticia es que los expertos en derecho penal son capaces de emitir juicios menos sesgados, sin embargo la mala es que esto no ocurrió las personas (controles) sin entrenamiento legal, que en muchas ocasiones cumplen funciones como jurado.

Abogados y jueces son libres de sesgos al juzgar las acciones penales

“El lenguaje grotesco si impacto en ellos y a mayor exacerbación del relato mayor activación fisiológica que predice una evaluación más negativa del acto” explica Ibañez.

El estudio revela la capacidad del lenguaje de activarnos y ponernos en un estado fisiológico determinado, a tal punto que es muy difícil regular por estrategias como la meditación.

Que los jueces por su ejercicio consiente de toma de decisiones más racionales lo puedan haber vulnerado es fenomenal, ya que son efectos muy automáticos, muy primarios del lenguaje.

En general lo que se ve es que se mejora la habilidad en la que se trabaja, se logra mitigar efectos cerebrales muy pregnantes (llenos de significado).

En caso de los participantes control (jurado). Este estudio es muy importante en esa materia, los países más desarrollados trabajan con jurados y esto pone en duda la calidad del juicio, lo mismo sucede con nuestras teorías de que tiene que ser más castigada la intención que lo accidental o imprudente.

Actualmente se hace una evaluación en forma de interrogatorio para descubrir sesgos o prejuicios.

Estos hallazgos permiten un estudio científico certero y robusto para seleccionarlos indica Daniel Pastor, director del Instituto de Neurociencias y Derecho de INECO, docente de la UBA y coautor del estudio  Joaquín Navajas, investigador del Conicet en el Laboratorio de Neurociencias de la Universidad Torcuato Di Tella opina que “el resultado encontrado es que los grupos más formados en leyes (abogados y jueces) son más resilientes a los vaivenes emocionales”.

En otras palabras, si bien responden fisiológicamente a las descripciones que usan lenguaje repulsivo (y es lógico que lo hagan, ¡son personas!), sus decisiones no están tan influidas por esa respuesta emocional.

Esto trae un poco de optimismo sobre el sistema legal y sugiere que el entrenamiento en leyes sirve para generar respuestas más racionales, robustas y basadas en la evidencia.

Fuentes: https://www.lanacion.com.ar/ciencia/neurociencia-estan-jueces-abogados-libres-sesgos-al-nid250475

https://www.dicyt.com/noticias/estan-los-jueces-y-abogados-libres-de-sesgos-al-juzgar-moralmente-las-acciones-criminales

error: ¡El contenido está protegido!