Skip links

Repercusiones de Institucionalizar al adulto mayor

La determinación de adulto mayor según diversos autores es extensa y variada.

La etapa de envejecimiento forma parte del ciclo de la vida.

El desgaste físico y psicológico son parte de esta etapa.

Según la OMS la esperanza de vida ha aumentado en proporción de las personas mayores de 60 años de edad.

Estudios muestran la aceleración en la tasa de envejecimiento a nivel mundial, misma que se refleja de un 11% de la población al 22%.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU)

Entre el 2000 y 2030 la población urbana de América Latina y el Caribe aumentará de 394 millones a 609 millones, las personas de 60 años y más habrán superado un promedio del 8,00 % al 14,00 % de la misma.

La Encuesta Nacional de Demografía y Salud del 2010 enmarca a Colombia en plena transición demográfica, con tasas moderadas de natalidad y mortalidad.

La etapa del adulto mayor es delicada misma que se determina a raíz del cuidado de la persona y factores que indican un deterioro leve, moderado o elevado de habilidades.

Las habilidades mentales y físicas son las primeras en disminuir.

Etapa en la cual los familiares intervienen y brindan cuidados específicos o continuos.

En la actualidad no todos los adultos mayores poseen familiares que puedan brindarle apoyo en esta etapa de vida.

Estos tienen la opción de instituciones geriátricas o cuidadores especializados que brinden la atención requerida.

La etapa de envejecimiento puede ser una etapa lenta o acelerada.

Repercusiones de Institucionalizar al adulto mayor

Esto depende de diversos factores psicológicos, emocionales y psicomotriz (físico).

Entre los que destacan:

Miedo e incertidumbre

Soledad

Ansiedad

Estrés

Depresión

Ambiente

Jubilación entre otros.

Enfermedades Agudas u Trastornos.

Para el adulto mayor ser capaz de su autocuidado está relacionado directamente con su autonomía.

 

Autonomía es la capacidad funcional que se requiere para realizar actividades básicas e instrumentales.

La pérdida de capacidades fisiológicas y físicas en el adulto mayor, representa inconvenientes para ejecutar actividades de la vida cotidiana

Al interrumpirse la agilidad mental, el ser humano se vuelve lento y se deteriora el funcionamiento de la memoria, percepción entre otros.

Estos deterioros causan la pérdida de autonomía en la mayoría de los adultos mayores

Internar en un asilo a un adulto mayor con habilidades físicas y mentales levemente deterioradas puede acelerar el proceso del deterioro.

La pérdida de autonomía y disminución del ejercicio de las actividades diarias repercute en el deterioro de funciones básicas como alimentación, aseo personal, entre otros.

El cambio de entorno a un asilo o institución de cuidados es un factor que contribuye a la disminución de la autonomía.

Reportes de diferentes estudios indican una relación significativa entre autonomía e independencia del adulto mayor y su deterioro como producto de la institucionalización.

Cuba encontraron disminución de funciones cognoscitivas relacionadas a la flexibilidad, fluidez y originalidad.

Chile reportó que a mayor edad existe un deterioro significativo en el desempeño funcional, sobre todo en mujeres.

En Quito, Ecuador, se reportó deterioro cognitivo, dependencia leve en actividades básicas de la vida diaria; mientras que las actividades instrumentales de la vida diaria necesitan mucha ayuda.

En Barranquilla, Colombia, adultos mayores institucionalizados y no institucionalizados presentaron dependencia en las actividades diarias.

En Santa Marta, capital del departamento del Magdalena de la región Caribe Colombiana, la población está en proceso leve de envejecimiento.

Los mayores de 65 años fueron el 7,00 % según censo 2005.

Se realizó un estudio cuantitativo, descriptivo y de corte trasversal en el Asilo Sagrado Corazón de Jesús de Santa Marta, Colombia.

Con un total de 62 participantes adultos mayores se realizó el estudio de manera voluntaria.

Obteniendo como resultado:

El 88,23 % se encontraba entre 71 a 90 años.

Un 32,40 % de esta población presentó deterioro grave

Un 43,20 % tienen dependencia moderada

La puntuación en la memoria diferida, concentración y cálculo, lectura, escritura y dibujo, se vieron afectadas significativamente en los adultos mayores estudiados.

Repercusiones de Institucionalizar al adulto mayor

Los adultos mayores tienen en un 75,70 % autonomía completa para actividades de autocuidado

Sin embargo, para actividades domésticas, utilizar tiempo libre y usar los recursos, existe dependencia de un cuidador.

En esta institución estudiada como parte de los requisitos de ingreso solicitan independencia funcional

Por ende, son pocos los adultos mayores que no realicen su autocuidado en dicha institución.

Aun con su grado de independencia gran parte presenta el deterioro cognitivo general evidenciándose este deterioro en áreas como la memoria diferida, concentración y cálculo, dibujo y lectura-escritura.

Áreas a tomar en cuenta en la implementación de estrategias para ayudar a esta población.

 Fuente: Campo Torregroza, E., Laguado Jaimes, E., Martín Carbonell, M., & Camargo Hernández, K. (2019). Funcionamiento cognitivo, autonomía e independencia del adulto mayor institucionalizado. Revista Cubana De EnfermeríA, 34(4). Recuperado de_: http://revenfermeria.sld.cu/index.php/enf/article/view/1640/395

error: ¡El contenido está protegido!