Skip links

Beneficios del Mindfulness en el Sistema Inmunológico

 

 

En una búsqueda aleatoria de los diferentes efectos que posee el Mindfulness o meditación en las personas no solo se encuentran beneficios en el sistema inmune a corto plazo si no a mediano y largo dependiendo esto de diversos factores que posea la persona tratada.

Según los autores David. S. Black y George M. Slavich, (2016). Existen diversos efectos de la meditación consciente en los parámetros del sistema inmune, con un enfoque específico en cinco resultados: (1) proteínas inflamatorias circulantes y estimuladas, (2) factores de transcripción celular y expresión génica, (3) recuento de células inmunes, (4) envejecimiento de las células inmunes, y (5) respuesta de anticuerpos.

La atención plena se define más comúnmente como “la conciencia que emerge al prestar atención a propósito, en el momento presente y sin prejuicios al desarrollo de la experiencia momento a momento”. Es un proceso el cultivar la atención plena en la vida diaria mediante la práctica intencional y sostenida.

El Mindfulness se estudia en diversos programas de sectores de diversos ámbitos que se iniciaron en la década de 1970  con el programa (MBSR) el cual tenía como objetivo central la reducción del estrés, basado en atención plena. Los objetivos se implementan desde la enseñanza de las tradiciones de la meditación enfocándose en las tradiciones contemplativas exponencialmente en la percepción personal y la sabiduría.

En la actualidad para la fácil comprensión del Mindfulness o atención plena se establecen diversos programas como el (MBI) Intervención basada en la atención plena. En más del 80% de las escuelas de medicina en los Estados Unidos incorporan MBI en sus programas de educación e investigación. Dado que diversos estudios muestran los beneficios que ejercen estos programas en las enfermedades entrelazadas al estrés, trastornos psiquiátricos y sintomatología de enfermedades. La práctica de la atención plena ha logrado alcanzar resultados parecidos a los obtenidos en la administración de fármacos psicoactivos, psicoterapia y corrección del comportamiento.

Es importante resaltar que los estudios de los marcadores de la actividad del sistema inmune es precisamente relevantes en estos programas ya que el sistema inmunitario se ha relacionado con problemas de salud mental y física como son: Asma, artritis, diversos tipos de cáncer, trastornos metabólicos, trastornos neurodegenerativos, trastornos de estrés postraumáticos y depresión.

En la mayoría de los estudios se refleja en gran porcentaje un incremento de beneficios en las mujeres ya que el grado de compromiso les motiva a llevar de la mano la meditación ante diferentes situaciones como en el terapias al cáncer de seno, los programas de los estudios que se llevaron a cabo por estos autores antes mencionados se recolectan desde programas de corto, mediano y largo plazo.

  • Proteínas inflamatorias circulantes y estimuladas.

 

Las proteínas inflamatorias son producidas por las células inmunes y sirven como comunicadores extracelulares durante la actividad del sistema inmunitario. Al circular, estas proteínas propagan efectos proinflamatorios (p. ej., Proteína C reactiva derivada del hígado; PCR) o efectos antiinflamatorios (p. ej., Citosina IL-10 derivada de células).

Estas proteínas son esenciales para la conservación sistémica (es decir, la protección contra la autoinmunidad y el choque séptico) y la diferenciación de las células inmunes; Sin embargo, los niveles desregulados y crónicamente elevados de proteínas proinflamatorias aumentan el riesgo de enfermedad, mala cicatrización y mortalidad.

Uno de los estudios que realizó un curso de 6 semanas de atención plena mostraron una reducción relativa de los niveles circulantes de IL- 6 en sangre que son citosinas inflamatorias en sangre.  Cuatro estudios midieron el factor de necrosis tumoral (TNF) luego de la práctica de Mindfulness lo cual indicó tendencias a la reducción de la producción de TNF.

Y otros dos estudios mostraron una tendencia a niveles reducidos de PCR después de programas de tipo MBSR entre muestras no enfermas que muestran un factor de riesgo inflamatorio.

  • Factores de transcripción celular y expresión génica.

Los factores de transcripción son moléculas intracelulares en las células inmunes que modulan la actividad de los genes de respuesta inmune y su producción de proteínas extracelulares.

Por ejemplo, el factor nuclear κB (NF-κB) es un factor de transcripción que, cuando se activa, se transloca en el núcleo celular y se une al ADN en la región promotora, activando así los genes para la expresión.  NF-κB funciona como un precursor del aumento de las concentraciones de citocinas proinflamatorias en la sangre periférica y, por lo tanto, ayuda a coordinar la respuesta inflamatoria.

Algunos modelos psiconeuroinmunológicos proponen que la actividad de NF-κB es una vía intracelular clave que une la cascada de amenazas psicológicas del sistema nervioso central (SNC) con la desregulación del sistema inmune periférico mediada por señal neuroendocrina.  De los estudios revisados, tres midieron después del MBI.

Dos estudios, uno en adultos mayores solitarios y el otro en pacientes con cáncer de mama, mostraron una reducción relativa en la expresión de NF-κB después de MBSR y MAP (en comparación con los controles en lista de espera) utilizando medidas bioinformáticas de actividad genómica funcional basadas en promotores.

Un tercer estudio mostró que los MAP produjeron una reducción en la activación de NF-κB p65 en adultos mayores que presentaban trastornos del sueño; sin embargo, NF-κB también disminuyó significativamente en la condición de comparación de higiene del sueño altamente activa.

  • Recuento de células inmunes

Cuando el sistema inmune se encuentra comprometido se activan las células inmunes de una manera diferencial para desplegarse por el sistema a las regiones del cuerpo donde se encuentren las infecciones y aportar la recuperación de los tejidos afectados.

Como tal, la distribución o el recuento celular se utilizan como marcador de diagnóstico para diversas enfermedades inmunocomprometidas. Por ejemplo, una disminución en el recuento de linfocitos T CD4 + es una señal estándar de células inmunes de progresión de la enfermedad en pacientes con VIH. Pero el estrés crónico y la depresión pueden inhibir esta actividad y por ello debilitan las defensas y el crecimiento tumorigénico.

Los recuentos de células inmunes pertenecen a las células que constituyen los subconjuntos innatos (neutrófilos) y adaptativos (células T, B y NK), y este recuento se cuantificó en cinco estudios Cuatro estudios que enumeraron linfocitos en sangre, todos identificaron un aumento o una disminución amortiguada en el recuento de linfocitos T (CD4 + T; CD4 + / CD8 + proporción; T-helper (Th) 1 / Th2 T-helper) y / o activación (% de células T activadas) después de la meditación consciente en muestras diagnosticadas con una enfermedad (es decir, VIH o cáncer de mama) en comparación con los controles.

  • Envejecimiento celular inmune

Las células inmunes (Telómeros) son complejos proteicos de ADN y proteínas que funcionan como tapas para proteger y estabilizar los extremos de los cromosomas eucariotas, que se truncan durante la división celular. Los telómeros acortados son un marcador del envejecimiento de las células inmunes y la vulnerabilidad a muerte celular por parte del mismo organismo, y están asociados con resultados clínicos más pobres y muerte prematura en diversas enfermedades relacionadas con la edad.

Cuatro estudios midieron la longitud de los telómeros y / o la actividad de la telomerasa.

De los tres estudios que midieron la actividad de la telomerasa, todos mostraron un aumento en la actividad de la telomerasa después de la meditación consciente, al menos en el nivel de tendencia, entre un conjunto diverso de muestras (por ejemplo, participantes del retiro de meditación, mujeres con sobrepeso / obesidad y pacientes con cáncer de mama).

  • Respuesta de anticuerpos

Los anticuerpos son inmunoglobulinas (IgG, IgA, IgM, IgD e IgE) o moléculas secretadas por las células inmunes (linfocitos B) que identifican y neutralizan los patógenos (a través de la señalización del antígeno). Los anticuerpos constituyen inmunidad humoral y ayudan a las células inmunes a inactivar sustancias tóxicas, atacan virus y bacterias, y ayudan en la función de otras células inmunes. La respuesta de anticuerpos subóptima se encuentra comúnmente en individuos inmunocomprometidos (p. Ej., Progresión de la enfermedad del VIH), personas que experimentan estrés crónico, y adultos mayores (> 60 años).

Los anticuerpos se midieron en estudios, dos de los cuales examinaron la respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la influenza; uno reveló que MBSR condujo a un aumento significativamente mayor en los títulos de anticuerpos contra la influenza por inhibición de la hemaglutinación a partir del período de extracción de sangre de 4 a 8 semanas (en comparación con los controles en una muestra de empleados corporativos).

El antígeno de hemocianina de lapa californiana se administró en un estudio de adultos mayores, que mostró un aumento relativamente mayor de IgG inmediatamente después de la intervención MBSR; Además, se observó un aumento menor en la IgG en la evaluación de 24 semanas.

Como resultado de estas diversas intervenciones muestran una vez más que la atención plena o Mindfulness en la interacción de personas con diferentes patologías o sin presentar alguna patología concisa  mejoran de manera considerable con la práctica constante de la meditación.

La atención plena está asociada con cambios en biomarcadores seleccionados de la actividad del sistema inmune.

Específicamente, la mediación de la atención plena parece estar asociada con reducciones en los procesos proinflamatorios, aumentos en los parámetros de defensa mediados por células y aumentos en la actividad enzimática que protege contra el envejecimiento celular.

Fuente: Fundación Instituto Científico Neurointegral (ICN)

error: ¡El contenido está protegido!